viernes, 7 de febrero de 2014

All Is Lost: Lo bueno, lo malo y lo feo.

Un saludo desde las lejanas aguas del Océano Indico, cuando todo esta perdido la única esperanza es que aparezca Luke Skywalker o el tiro de una nueve milímetros, lastima que Robert Redford no poseía ninguna de las dos.

Un hombre anónimo (Robert Redford) se encuentra en la cuerda floja de la vida y la muerte, cuando un contenedor a la deriva choca con su bote, los daños graves, llevaran a este hombre a la encrucijada de su vida.










Lo bueno.
Digamos que es una trama en extremo simple, un hombre que lucha por sobrevivir después de que su barco es chocado por un contenedor, la  sencillez de la película no es la que la llevo a hacerla un deleite a los hombres de Cannes, es en si la esencia de una trama sencilla no es el guion en blanco, o una violencia desmedida (Drive) esta en el modo en que el espectador se acopla en la mente del personaje, hasta que por simple magia cinematográfica te conviertes en el personaje, parece un cuento de niños, yo también lo pensé, pero durante las 2 horas que dure la película sentir esa magia de la acción, el terror, el drama del personaje... se puede deber a una simple trama.

Una fotografía movida, rápida y simple... los minuciosos detalles de la fotografía, intercalando vista aérea, primeras personas, reflejos sobre el agua, en fin una fotografía acertada.

Al principio parece que esta película esta exenta de banda Sonora pero en el momento menos oportuno y mas acertado se hecha a brillar esta banda sonora, que aunque solo aparece un par de veces deja un buen sabor, como a Colga## Pla### (No puedo meter publicidad aquí, mi jefe google no me lo permite) el enjuague bucal sabor a menta.



Lo malo.
Cada quien tiene sus gustos, dependiendo de cada uno de esos gustos, salen ciertos gustos por cierto tipo de película, y créeme si eres de esos que te gusta la acción Hollywoodense, comedias románticas, el llanero solitario de Disney, esto no fue ni sera hecho para ti. ¿Hasta me pregunto que haces en mi blog? ¡Largo alimaña, largo!



Lo mejor.
La película es una invitación abierta a meterte en el personaje, la actuación de Robert Redford, en la silenciosa soledad del personaje, y la extrema situación en la que se encuentra, lleva todo esto a en cierta forma pensar y sentir como el personaje, la verdad es que pocas películas logran este maravilloso efecto, y en esta me agrado.

Robert Redford al que mi madre describe como el hombre después de Clint Eastwood, hace una actuación interesante, pasando por arduo sufrimiento y remordimiento por sus actos.



Conclusión.
Robert Redford solo en el inmenso mar, actuación sobresaliente, banda sonora invisible en ciertos momentos y brillante en otros... fotografía buena... película para cinefilos que quieren algo nuevo, o bueno pasar este 2014 con algo interesante.

Recomendación: Para todo publico.